Raúl Ávila

Sobre mí     Archivos

Cómo encontré trabajo de informático en Londres

Tenía este tema en mi lista de pendientes desde que inicié el blog. Y dado que en breve cumpliré un año viviendo en Londres, creo que ahora es un buen momento para contar el proceso que seguí a la hora de buscar trabajo aquí desde España.

Es bastante importante recalcar este aspecto, porque los pasos a seguir si vives en Londres son algo diferentes a los que tienes que dar si vives fuera.

El mercado IT en Londres

En pocas palabras, el mercado tecnológico en esta ciudad es brutal. Ya te percatas de ello cuando empiezas a mandar CV’s desde fuera de UK, pero una vez vives aquí realmente empiezas a ser consciente de la necesidad de profesionales que existe. Todas las empresas están buscando a gente, repito, TODAS, y el perfil buscado suele ser Senior en el 90% de los casos. El resultado de esta circunstancia es que aunque la gente se mueve bastante , el número de Seniors no aumenta de forma considerable y hay que irse a buscar fuera del país. Y aquí es donde entramos nosotros :). Un dato: en mi empresa, de los 5 desarrolladores nuevos que nos incorporamos el año pasado, NINGUNO es británico.

La búsqueda constante de desarrolladores por parte de las empresas de IT hace que sea insostenible para estas destinar recursos a la búsqueda constante de gente, filtrado de CV’s, primeras entrevistas, etc, por lo que proliferan las conocidas como “Recruitment Agencies”, que hacen de intermediarios. Más adelante en este post profundizaré en el funcionamiento de esta agencias.

Si resides en Londres son frecuentes (tan frecuentes como que puedes ir cada semana si quieres) los eventos “patrocinados” por empresas (tanto tecnológicas como agencias) en los que se ofrecen charlas sobre todo tipo de temas (agile, frameworks, patrones, buenas prácticas, nuevas tecnologías…lo que sea), y tienes además barra libre de cerveza y comida. El objetivo final es la captación de currículums y el “networking” que llaman. Por supuesto, también existen eventos sin catering de por medio, donde los objetivos son más nobles.

Valga esto para hacerse una idea de lo que se cuece aquí.

Las condiciones de trabajo

Debido a toda la oferta que existe para los informáticos, las empresas tratan de cuidar bastante a su gente, y el respeto hacia el trabajador es bastante más grande que en España. Esto no significa que este sea el país de la piruleta y la gente sea maravillosa, solo es el resultado de una economía saludable. Ya os digo que si en unos años todo se fuera al traste por cualquier motivo aquí también saldrían a relucir muchos de los defectos del mercado laboral español.

Pero ahora mismo la situación es muy buena, y por tanto nunca escucharás comentarios del tipo “al menos alégrate de tener trabajo” o similares, las horas extras se hacen en momentos realmente extraordinarios (y en general se pagan, sobre todo si caen en fin de semana), y los sueldos podríamos decir, a grosso modo, que son el doble que los españoles. Digo a grosso porque fluctúan mucho, y cuando en España la horquilla para un Senior puede ir de 25K a 35K (euros), en Londres esa misma horquilla fluctúa desde 40K (libras) hasta niveles mareantes (80-90K). Bien es verdad que los salarios más altos suelen ser para puestos en empresas y bancos de la zona financiera, donde es posible que sí exista más estrés. Pero las posibilidades están ahí.

Aparte del salario fijo es normal que haya un bonus anual (5-15% del bruto), y otros beneficios como planes de pensiones, seguros médicos (aunque en UK la seguridad social funciona bastante bien, así que no me parece un gran beneficio), etc. La intención es tratar de prevenir la movilidad de los trabajadores fomentando su satisfacción en el rol que tengan en la empresa.

La vida en Londres

Sin conocer los niveles de vida de todas las ciudades del mundo, creo poder afirmar que Londres tiene que estar entre las 5 más caras sin discusión. Las dos losas para cualquier residente en Londres son la vivienda y el transporte. El precio del transporte difiere mucho según la zona en que vives, pero no baja de 120 libras/mes, y de ahí para arriba. El precio de la vivienda es directamente ridículo, si no estás dispuesto a compartir casa (cosa que aquí es muy frecuente), un apartamento de un dormitorio no baja de 1.100 libras/mes, y eso en zonas no excesivamente buenas. Lo normal es pagar entre 1.200 y 1.400 libras/mes por el alquiler de la vivienda, sin contar facturas, Council Tax (impuesto mensual similar a la contribución en España, pero mucho más caro). Una habitación doble en piso compartido puede costar entre 600 y 900 libras, dependiendo de si tiene baño propio o no.

Por tanto, a la hora de decidirse a dar el salto es fundamental calcular si el sueldo (o sueldos si vamos con nuestra pareja) nos dará para cubrir las necesidades básicas y nos dejará margen para imprevistos.

El currículum

El primer paso es redactar un buen currículum. A mí me llevó un mes dejarlo niquelado, y contando con la ayuda de la que era mi profesora de inglés por Skype (a la que tengo mucho que agradecer). Los currículums que esperan recibir las empresas británicas difieren bastante del estándar en España. Los principales puntos a tener en cuenta son:

  • No adjuntar foto ni fecha de nacimiento (aquí es ilegal que las empresas lo utilicen para filtrar candidatos)
  • No excederse de las 3 páginas, y a ser posible dejarlo en 2
  • Dividirlo en secciones claras, y dejar la educación para el final. Aquí importa más la experiencia que los títulos
  • Orden recomendado para las secciones del CV: Profile (descripción de nuestro perfil en uno o dos párrafos), Core Strengths (cuatro o cinco puntos fuertes a nivel general, breve descripción), Technical Skills (tecnologías que conocemos), Work Experience (de más reciente a más antigua), Education (título universitario), Certifications (eso mismo) y Additional Information (dirección de residencia, link a perfil de LinkedIn, etc)
  • La descripción de la experiencia laboral ha de centrarse más en el cómo que en el qué, es decir, no conviene repetir de nuevo las tecnologías utilizadas y sí las metodologías con las que hemos trabajado, si hemos tenido personas a nuestro cargo, las fases del desarrollo en que hemos participado, si tuvimos contacto con el cliente, la magnitud de los proyectos, etc

Es importante (aunque diría que no fundamental) complementar el currículum con un perfil de LinkedIn (en inglés, claro) donde se detallen más en profundidad nuestros logros del pasado.

La búsqueda

Yo inicié mi proceso de búsqueda en Diciembre de 2013. Mi idea era ir practicando entrevistas en inglés antes de ponerme realmente en serio en Enero de 2014.

Podemos enviar el currículum directamente a empresas que buscan candidatos sin intermediarios, o hacerlo a agencias. Mi experiencia me dice que si no vives en Londres no vas a conseguir mucho enviando el currículum a empresas directamente, por lo que no queda otra que hablar con recruiters.

Como hay tanta necesidad de programadores, ni siquiera es necesario enviar el CV directamente a las ofertas publicadas en portales de empleo. Basta con crear un perfil en sitios web como Monster o CWJobs asociando un currículum en formato PDF, y empezarán a llover las llamadas.

No os preocupéis porque vuestro número de teléfono sea de fuera del Reino Unido, os van a llamar igual. De hecho, os van a llamar tanto que optaréis por desactivar el perfil (o hacerlo privado) una vez hayáis contactado con un puñado de recruiters. En mi caso, al dia siguiente de subir por la noche mi CV a Monster recibí no menos de 10 llamadas diferentes.

Las agencias de recruitment

Un recruiter es más o menos un comercial de personas, y si encima añades Londres a la ecuación nos encontramos con que habrá que tratar con comerciales que trabajan en una de las ciudades más competitivas del mundo. Por tanto, en el 80% de los casos hay que andarse con mucho cuidado.

En las primeras llamadas que realizan, lo normal es que te acosen con preguntas de todo tipo, haciendo especial hincapié en otros posibles procesos de selección en los que estés participando. Lo curioso del caso es que cuando ellos te consiguen entrevistas para empresas recalcan en negrita y mayúsculas que no desveles esta información a otras agencias ya que es “PRIVATE AND CONFIDENTIAL”. Lo normal es que, debido a los nervios, al idioma, etc, las primeras veces caigas en la trampa y desveles esta información, con el resultado de que posteriormente no pararán de acosarte respecto al estado actual de tus otras candidaturas. Imagino que hay varios objetivos tras esta estrategia, conocer qué empresas están buscando a gente para intentar contactarlas ellos, por ejemplo, o incluso tratar de robar candidatos, pero no es nada agradable.

Yo me encontré con algún recruiter bastante majo, y menos agresivo, cosa que era de agradecer, pero lo más normal es dar con el otro perfil.

Tras la primera conversación con un recruiter, lo normal es que te envíen al correo una lista de ofertas que están manejando y tú decides a cuál de ellas quieres optar. El siguiente paso lo tiene que dar la empresa interesada si tu CV capta su atención.

El idioma

Aunque mi nivel de inglés cuando comencé a hacer entrevistas no era malo (solía dar un C1 / advanced en todos los tests que hacía), enfrentarse al inglés real es bastante complicado si no has vivido fuera de tu país nativo. Además los recruiters suelen hablar muy deprisa (supongo que para maximizar el número de candidatos “fichados” al día).

Por otro lado, las exigencias a nivel de idioma por parte de las empresas no son tan altas como podamos pensar, debido a que el desarrollo software no es algo que requiera de unas habilidades comunicativas excelentes. Diría que tener un nivel B2 es suficiente para poder encontrar trabajo.

Dicho esto, en las entrevistas se pasa bastante mal, porque cuesta mucho seguir las parrafadas que sueltan desde el otro lado. Los ingleses son muy dados a enrollarse más de la cuenta explicando cosas, y siempre llega un momento en que pierdes el hilo de lo que están diciendo. En tal caso lo mejor es capear el temporal como se pueda, y pensar que en el 90% de los casos las conversaciones telefónicas se ciñen al formato pregunta-respuesta, que es más sencillo una vez vas adquiriendo experiencia en entrevistas.

La primera entrevista técnica

Cuando una empresa te contacta, el primer paso es siempre una entrevista técnica, donde te bombardean a preguntas de todo tipo para intentar hacerse una idea del nivel del entrevistado. La primera vez impresiona bastante, porque en España no suelen abundar este tipo de entrevistas. Lo normal de esta primera vez es que no se supere con éxito, pero sí nos dará base para preparar las que vienen.

El perfil que yo buscaba era el de “Senior Java Developer”. Por dejar una idea general, las preguntas típicas de primeras entrevistas eran cosas como:

  • Multithreading (volatile, wait, notify, locks, deadlocks…). Es curioso la cantidad de preguntas de multithreading que se hacen cuando luego no es nada frecuente utilizarlo excesivamente en los proyectos empresariales
  • Principios SOLID. Conocerlos es fundamental. En este blog ya hemos hablado de alguno. Si los conocemos y no surgen directamente en las preguntas, siempre podemos dejar caer que los conocemos y explicar alguno a cuento de algo :)
  • Los patrones del Gang of Four. Esto cae siempre, por lo que debéis conocerlos sí o sí
  • La API Collections. Una pregunta que me hicieron repetidas veces fue la diferencia entre ArrayList y LinkedList

Esto a nivel general, dependiendo de la oferta, si utilizan Spring os pueden hacer preguntas sobre el ciclo de vida de un bean, si utilizan Hibernate diferencias entre Transient, Persistent y Detached….Mi opinión personal es que en ocasiones van demasiado a lo teórico, pero cada empresa puede filtrar como quiera y no es criticable en absoluto.

A veces en este primera entrevista hacen preguntas un poco menos técnicas, como pueden ser:

  • Cuéntanos el logro del que te sientas más orgulloso en tu carrera profesional (la más típica)
  • ¿Utilizas metodologías ágiles? ¿Scrum?
  • ¿Cómo resolverías una situación de conflicto con un compañero?

La prueba técnica tras la entrevista

Si superamos la entrevista técnica el siguiente paso suele ser realizar una prueba de programación (challenge lo llaman), desarrollando en el lenguaje requerido en la oferta.

Suele haber dos modalidades, pruebas con tiempo limitado y pruebas sin tiempo limitado. Personalmente prefiero las pruebas con tiempo limitado. Cuando no te dan tiempo, el querer hacerlo lo mejor posible nos puede llevar a gastar más horas de la cuenta en desarrollar mini-aplicaciones, y si todas las empresas hicieran lo mismo no daríamos abasto con tanto proceso de selección :).

Los enunciados pueden ser de cualquier tipo, como implementar el algoritmo de Luhn, hasta pruebas en la web Codility, pasando por enunciados más elaborados (en GitHub he subido mi solución a uno de estos desafíos, en el repositorio podéis leer el enunciado).

Mi consejo para esta prueba es que utilicéis todos los consejos de Uncle Bob en su libro Clean Code, y que miréis con lupa la complejidad de los algoritmos (tanto temporal como espacial). También deben funcionar, claro, y si son pruebas sin tiempo añadid tests, tanto unitarios como de integración.

La entrevista final

Lo normal es que los procesos comprendan tres fases, y si superamos las dos primeras tengamos que hacer una entrevista presencial.

Algunas empresas tienen procesos diferentes, pero por lo que yo ví la norma general es ésta, aunque curiosamente la excepción en mi caso fue la empresa que finalmente me contrató. Aquí las fases fueron la entrevista telefónica, y luego a nivel presencial una prueba de código y una presentación en powerpoint (diseño general de un sistema), todo en el mismo día. Pero al ser una excepción no creo que merezca la pena dar demasiados detalles.

Bien, el principal problema con las entrevistas finales es que no vivimos en Londres. Primer consejo: no hay que ocultar el hecho de que vivimos fuera de UK. Me consta que hay gente que lo hace, y eso puede tener bastante más perjuicio qe beneficio.

Segundo consejo: intentar fijar un viaje a Londres de tres o cuatro días, y concentrar allí las entrevistas presenciales. En mi caso fijé una fecha para viajar allí a un mes vista (de finales de Enero a finales de Febrero), y a las empresas no les importaba nada esperar. De hecho, ahora que he podido comprobar de primera mano las dificultades para encontrar candidatos se entiende bien por qué.

Así que con una fecha en mente, y si enviamos muchas candidaturas no es difícil tener programadas en nuestra agenda dos entrevistas presenciales cada día que estemos allí (una por la mañana y una por la tarde).

Estas entrevistas finales varían mucho entre empresas, por lo que me cuesta más dar consejos concretos. Sí os puedo decir que los recruiters os van a estar acosando a todas horas para “aconsejaros” como afrontarlas, y una estrategia buena es no cogerles el teléfono, en primer lugar por lo que te pueden marear (preguntándote por los otros procesos, etc), y en segundo lugar porque estaremos pagando servicio de Roaming por cada llamada y la broma nos puede salir por un ojo.

Sobre la vestimenta a llevar no os preocupéis demasiado, porque las agencias se encargan de darte todo tipo de detalles sobre el dress code requerido, así que sabremos en todo momento si nuestra indumentaria es adecuada o no.

La oferta

Según el número de entrevistas realizadas y nuestra pericia, es muy posible que recibamos una oferta de trabajo. En caso de no conseguirla habría que volver a iniciar el proceso y fijar otra visita en el futuro.

El encargado de detallar la oferta será el recruiter, generalmente, y de nuevo, tenemos que tener mucho cuidado. Hasta el momento de aceptar la oferta no es normal que tengas forma de contactar con la empresa interesada, y esa baza suelen jugarla los recruiters para presionar con todo tipo de artimañas y conseguir que aceptes.

Mi experiencia personal fue que recibí una oferta al día siguiente de hacer la entrevista, pero quería esperar a conocer el resultado de todos los procesos antes de aceptar nada. Según el recruiter esto no era posible, porque había otro candidato para el mismo puesto que yo había recibido la oferta, y si no aceptaba ipso facto se la harían al otro.

En primer lugar, eso era mentira, y ahora lo sé de buena tinta, porque otros programadores de mi empresa sufrieron la misma medida de presión. Pero, estrategias de recruiters aparte, en UK existe la obligación de mantener una oferta en pie durante 7 días una vez realizada, por lo que si alguna vez os pasa algo parecido ya sabéis que disponéis de ese tiempo para tomar una decisión fundada.

Una vez aceptada la oferta, y antes de iniciar todos los pasos necesarios para mudarse a otro país, dar la baja en tu actual empresa, etc, mi consejo es esperar a la oferta formal de la empresa interesada (que es un documento diferente al que os mandará el recruiter), y contrastar todos los datos para confirmar que la agencia no os ha colado alguna verdad a medias. Es bastante probable que algo así pase (por ejemplo, promesas de subidas al comienzo del siguiente ejercicio, beneficios que no son efectivos hasta superar el período de prueba…), y en caso de dudas, como ya tenemos un contacto directo con la empresa no pasa absolutamente nada por confirmar cualquier aspecto que nos pase por la mente.

El último formalismo suele ser firmar los documentos recibidos por la empresa y realizar al “Reference Check”, que consiste en proporcionar datos de contacto (manager, RRHH) de las empresas en las que has trabajado (en ocasiones en los últimos X años sólo) y esperar a que los contacten y confirmen que no hay nada raro. Esto último, que puede resultar un trámite, en ocasiones no lo es tanto, por dos motivos:

  1. Podemos tener problemas para encontrar a alguien capaz de responder en inglés. Esto en general no es para tanto, porque los contactos suelen ser por mail, y creo que cualquiera puede terminar saliendo del paso
  2. ¡Piden datos de contacto de la empresa actual! En UK es muy frecuente, pero en España resulta bastante “surrealista”, por decir algo. Siempre podremos solventar esta papeleta de alguna forma, si no queremos dar la baja antes de terminar con el Reference Check, en caso contrario creo que es todo más fácil

Conclusiones

Espero que alguno de estos consejos puedan servir a alguien en algún momento para decidirse a dar el salto. Creedme que la experiencia merece la pena.